Fugados de rapiña a restaurante en Pocitos resultaron detenidos por la policía en amplia persecución por la ciudad de Montevideo. Uno de los autores terminó abatido.

El hecho ocurrió en la noche del lunes 18 de febrero, próximo a las 22:00 horas.
La policía recibió un llamado al 9-1-1 por una rapiña a un restaurante en Pocitos, ubicado en Veintiséis de Marzo y José Osorio.
Tres hombres armados -uno de ellos con una granada en la mano-, ingresaron al comercio y amenazaron a más de veinte personas entre empleados y clientes.
Robaron la recaudación, al igual que los objetos personales de los comensales.
Una vez cumplido su cometido se dieron rápidamente a la fuga por la calle Osario hacia el norte en un auto que los esperaba con un cuarto hombre al volante.
Ninguna de las víctimas resultaron lesionadas y el robo quedó registrado en las cámaras de videovigilancia del restorán.
Más tarde, un equipo policial ubicado en Valladolid y Batlle y Ordoñez, vio pasar a un auto que estaba requerido y que circulaban los autores de la rapiña de la calle Veintiséis de Marzo y Osorio, por lo que iniciaron la persecución del vehículo por Batlle y Ordoñez hacia Gral. Flores. Al llegar a la rotonda de la Plaza del Ejercito uno de los ocupantes, sacó un arma por la ventanilla trasera del lado derecho para efectuar disparos, por lo que los efectivos repelieron la agresión disparando hacia los atacantes.
Personal del Pado se unió a la persecución en apoyo y logró interceptar el auto en San Martín y Batlle y Ordoñez, luego de realizarle varias señalizaciones lumínicas y sonoras para que desistiera y frenara, lo que se hizo caso omiso. Al ver que uno de los hombres esgrimió un arma de fuego por la ventana derecha del lado de atrás del acompañante, uno de los policías, efectuó un disparo intimidatorio con su arma de reglamento.
El equipo Reacción de la policía, en la intersección de las calles Bv. José Batlle y Ordóñez próximo a Juan Arteaga vio que el auto buscado venía hacia ellos e identificó a un hombre del lado del acompañante derecho -que les efectuó varios disparos-, por lo que cuando el vehículo quedó posicionado en forma perpendicular los policías repelieron la agresión, respondiendo a los disparos.
Otro patrullero siguió a los prófugos que doblaron por San Martín en dirección a Dr. José revuelta en donde el auto requerido colisionó con un auto de alquiler que pasaba por el lugar.
Rápidamente se bajaron los tres hombres armados, dándose a la fuga por calle San Martín hacia José Revuelta. Se les dio la voz de alto y no desistieron de su intención por lo que uno de los efectivos realizó un disparo intimidatorio hacia los miembros inferiores de uno de los autores que quedó cerca del auto, para luego continuar con la persecución de los otros dos, a los que les dieron alcance de frente a pocos metros, donde hubo intercambio de disparos, hasta que finalmente fueron detenidos cuando se retiraban por José Batlle y Ordoñez.
Se les incautó una pistola y un revolver calibre 38 con seis vainas detonadas.
Por otra parte, otro policía vio enfrente a un gimnasio de la calle San Martín, a un hombre con actitud sospechosa y cuando fue a realizare el registro de armas, huyó. A los pocos metros sacó de sus ropas lo que al parecer era una granada y se la arrojó a los pies y siguió corriendo. El funcionario policial lo persiguió junto a otros compañeros que pasaban por el lugar.
A su vez, se alertó a las personas que estaban allí de la situación y los policías que estaban en la escena establecieron un perímetro de seguridad, impidiendo el paso de los ciudadanos para preservar así su integridad.
Se solicitó a los especialistas de la Brigada de Explosivos para que manipulara el dispositivo y lo levantara, lo que resultó ser una granada de fragmentación.
Sin perderlo de vista y siguiéndolo de cerca, vieron que el atacante intentó sacar algo de entre sus ropas, posiblemente un arma de fuego, uno de los policías actuantes realizó un disparo de disuasión, continuando con la persecución y haciendo caso omiso a los reiterados pedidos de alto. Se metió al patio de una casa y les gritó a los policías de forma violenta, intentando extraer un arma por lo que los actuantes repelieron la agresión efectuando disparos.
Se solicitó de inmediato emergencia móvil para que le brindaran asistencia.
Al llegar las ambulancias asistieron a los detenidos, quienes resultaron ser un joven de 20 años, con herida de arma de fuego en antebrazo izquierdo.
El segundo detenido de 34 años, fue diagnosticado con: “herido de arma de fuego en pierna izquierda con entrada y sin salida y en miembro inferior derecho, fractura”.
El tercer detenido de 21 años falleció en el lugar por herida de arma de fuego en el cráneo.
Trabajó Policía Científica, la Fiscalia de Flagrancia de 12 Turno y vasto personal de la Jefatura Capitalina.
El hecho quedó registrado en las cámaras del Ministerio del Interior y la justicia dictaminará.


Montevideo, 18 de febrero de 2020
Of. Prensa y RR.PP. - JPM
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
20302963