Mujeres emprendedoras

La Agente de Segunda Shirley Cáceres es estudiante de psicología, en el presente año cursa el ùltimo módulo de la carrera y se graduará en el próximo año; pertenece a la oficina comunitaria de nuestra jefatura y actualmente se desempeña en la seccional séptima del Prado. Al igual que muchos funcionarios de esta Jefatura lucha por ser cada día mejor en su profesión poniendo lo mejor de sí misma.

En su rol de policía comunitaria y además como estudiante de psicología ha trabajado en forma voluntaria en talleres de abuso infantil, violencia doméstica, niños con discapacidad y adicciones. Siempre dentro de la órbita de los talleres que organiza la oficina comunitaria.

Desde el año 2008 Cáceres ha logrado aplicar en el trabajo de policía comunitario los conocimientos que ha venido adquiriendo en sus estudios.

Además de psicología se ha instruido en medicina, adicciones, toxicología de sustancias que ha utilizado como una herramienta más para el trabajo comunitario.

Expresa que le ha resultado muy útil desarrollar sus conocimientos y aplicarlos a su trabajo diario ya que la mayoría de los problemas que se han suscitado y que trabaja desde la órbita de su oficina, son vinculados a la violencia doméstica; esos problemas, desde la mirada de la psicología, necesitan una contención y un soporte que la ha podido aplicar gracias a estar trabajando en el rol comunitario.

 

También en el tema adicciones ha sabido llevar adelante diferentes talleres, la mayoría en los liceos de la zona donde han concurrido adolescentes, padres y docentes de los centros estudiantiles. Gracias a su aporte personal y a las temáticas han podido comprender y solucionar situaciones que envuelven a las drogas en la conducta de los jóvenes y cómo trabajar en cada caso que brinda.

También la psicología y el brazalete comunitario la han llevado por otros horizontes; Shirley viene trabajando hace un tiempo con diferentes instituciones públicas y privadas en carácter voluntario.

Por ejemplo dicta talleres hace cuatro años para los funcionarios del aeropuerto de Carrasco. Es un taller didáctico que se da una vez al año, en jornadas de tres días, donde concurre más de 500 personas. Este taller se realiza trata sobre las diferentes adicciones y la responsabilidad laboral que se produce en el marco del consumo de sustancias como son drogas y alcohol.

Algunas de estas tareas que podría hacerla en forma particular, ha preferido concurrir en forma voluntaria, correctamente uniformada, luciendo con orgullo su escudo de comunitaria; eso le ha dado muchas satisfacciones.

Al momento ha sido invitada para participar de un seminario de tres días que se dictará en la prestigiosa Universidad de Salamanca del 24 al 27 de febrero.

El seminario se trata de la psicología del autismo y de la discapacidad en la infancia: clínica, sociedad y educación. La invitación parte de la Asociación de Intercambio Cultural (AICU) para los estudiantes de la facultad de psicología de nuestro país y es dirigida especialmente a los estudiantes del ciclo de integración que puedan participar. Si bien no es el único congreso que se dará, éste específicamente es referido al trabajo que ella se encuentra realizando actualmente en la oficina comunitaria donde trabaja, por tanto sería muy beneficioso tanto para sus estudios como para el trabajo que realiza diariamente poder concurrir.

Esta Universidad española es la primera que trata este tipo de patologías. El autismo es un tema que en el Uruguay falta mucho camino por recorrer, si bien existen instituciones que se dedican a atenderlo, faltan especializaciones.

La idea que Cáceres se plantea es la de concurrir y poder regresar con las herramientas necesarias como para poder empezar a trabajar en los talleres sobre autismo, inclusión social y educación con las familias en el Uruguay.

Si bien ya están trabajando de la misma forma con discapacidad, aún no se han elaborado talleres sobre autismo y por eso es la voluntad de poder viajar y poder aplicar los conocimientos.

 

 

Cáceres nos contó que la financiación del viaje la está haciendo por su parte, la Asociación de Intercambio Cultural (AICU) le da la posibilidad de ofrecer números de rifa para poder solventarse el pasaje y a su vez quien la apoya tiene la oportunidad de ganar importantes premios como por ejemplo viajes en cruceros por el Caribe.

También nos comentó que busca el apoyo de las instituciones en las cuales ha trabajado y eso le ayudará a poder viajar en condiciones, pero el mayor esfuerzo lo está haciendo ella misma vendiendo las rifas.

Sin lugar a dudas que la abnegación de la Agente Cáceres es digna de reconocimiento; el esfuerzo que le lleva preparar los talleres, dar las clases, el trabajo diario y estudiar para estar hoy en día casi en el final de la meta de poder recibirse de psicóloga, es comparable solamente con la felicidad y el orgullo con el que se levanta día a día para poner su granito de arena en la tarea que tanto ama, ser Policía Comunitaria y ayudar a las personas.

Montevideo, 6 de febrerode 2015

Of. Prensa y  RR.PP.-JPM

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.