Desmantelan tres bocas de venta de drogas en Pérez Castellano y Piedras Blancas

En base a una denuncia anónima realizada a través del servicio 0800 2121 sobre la comercialización de sustancias estupefacientes en dos vivienda de la calle Héctor Luis Odriozola del barrio Pérez Castellano, se inició una investigación a cargo de la Brigada Nacional Antidrogas y la Fiscalía de Estupefacientes de 3º Turno.

Durante la vigilancia se comprobó la comercialización de drogas en el lugar, lo que derivó en el allanamiento de las dos viviendas.

En el interior de éstas se encontró 567,2 gramos de marihuana, 44,41 gramos de pasta base y 13,52 gramos de cocaína, cuatro celulares y 9.153 pesos. Además, se detuvo a dos hombres: uno de 31 años, con siete antecedentes penales, y otro de 33 años sin antecedentes.

Tras ser puestos a disposición de las autoridades judiciales fueron condenados como autores penalmente responsables de un delito continuado de suministro de sustancias estupefacientes prohibidas a título oneroso a la pena de tres años y un mes para el primero de los indagados y de dos años para el segundo.

Las inspecciones se realizaron con colaboración de efectivos de la Guardia Republicana.

          

Otra boca cerrada en Piedras Blancas

La investigación comenzó en abril ante la sospecha de que en una vivienda de las calles Espíritu Nuevo y Matilde Pacheco madre e hija se dedicarían a la venta de sustancias estupefacientes.

Los investigadores dispusieron de varios operativos de vigilancia pudiendo comprobar que efectivamente se vendía droga en el lugar.

Con las autorizaciones judiciales correspondientes se inspeccionó la vivienda donde se detuvo a las dos mujeres: una de de 53 años, con siete antecedentes penales, y la otra de 26, sin antecedentes.

En la operación se incautaron 59 envoltorios de pasta base, un trozo de 28,76 gramos de marihuana prensada, 22.234 pesos y dos celulares.

En cuanto a las detenidas, la mujer de 26 años recuperó la libertad y su madre fue condenada como autora penalmente responsables de un delito continuado de suministro de sustancias estupefacientes prohibidas a título oneroso a la pena de tres años de prisión.

    

Fuente: DOBA – DGRTID

Montevideo, 9 de junio de 2021